Archivo de la etiqueta: Zaragoza

¿Te formarías como cerrajero?

Cada uno es experto en lo que es experto y se ha formado para lo que se ha formado.

Pero eso explicádselo vosotros a mi mujer, porque a mí, nada, que no me entiende. O mejor dicho: no quiere entenderme.

Normalmente, ya en el colegio uno empieza a apuntar maneras y a decir qué le gustaría ser de mayor. Luego vamos creciendo y elegimos una u otra senda para nuestra formación profesional.

Yo, que para todo fui un niño precoz, con cinco años ya tenía muy clarito que quería ser banquero. Cuando me padre me llevaba de la mano a ingresar dinero a su Caja de Ahorros, yo me quedaba fascinado con aquel lugar y juraba y perjuraba que yo cuando fuera grande quería trabajar en un banco.

Mis amiguitos del Colegio soñaban con ser policías, bomberos y futbolistas. Yo con ser banquero. Los billetes ejercían sobre mí una atracción magnética.

Así que orienté mi formación al sector financiero. Me licencié en Económicas y Administración de Empresas e hice un Master sobre productos bancarios.

A los 25 años ya conseguí mi primer puesto de trabajo en uno de los bancos más importantes del país.

Mi mujer, en cambio, no quiso estudiar una carrera. En el colegio la llamaban la señorita Pepis, y en su línea, estudió un módulo profesional de peluquería y maquillaje.

Ahora tiene una peluquería en el centro que funciona muy bien. De hecho, incluso a abierto tres más en el último año, y cada vez tiene más clientela.

Pese a que, como os decía, nosotros tenemos claramente definida nuestra vocación profesional y sabemos hacer lo que sabemos hacer, mi mujer se piensa que por ser banquero yo tengo que conocer aún muchas más cosas.

Anoche se nos rompió la cerradura de la puerta del aparcamiento. Y no os podéis imaginar el enfado que se pilló la buena mujer porque yo no supe arreglar la cerradura.

Pero vamos a ver, que a mí en la carrera no me enseñaron a abrir puertas rotas, y en el banco mucho menos.

Ella decía que si yo sabía abrir la caja fuerte de la sucursal, cómo no iba a saber abrir la puerta rota del aparcamiento. Y eso no tiene nada que ver, como os estaréis imaginando, porque yo la caja fuerte la abra con contraseña y no está rota…

Al final mi señora, tras echarme la bronca, me dejó llamar por teléfono a los cerrajeros baratos Zaragoza, que en media hora habían resuelto el problema con gran profesionalidad. Les dije que me dieran un cursillo acelerado para que la próxima vez mi mujer no se enfadara conmigo porque no sabía abrir cerraduras, pero me contestaron que ellos no daban cursos de eso.

Es que María tiene unas cosas…

La formación como profesional cerrajero

Los cerrajeros son, en mi opinión, unos profesionales muy cualificados y que nos prestan un servicio de no poca importancia. Mucha gente se queja de que son carísimos y quizá sea cierto que a veces lo son, pero hay que tener en cuenta que el suyo es un trabajo sujeto a horarios imprevistos (si te surge un problema con la cerradura de tu casa y son las cuatro de la mañana, el cerrajero recibirá tu llamada a esa hora y tendrá que acudir a tu domicilio en plena madrugada, por poner un ejemplo), que cuentan con una pericia profesional superespecializada y que se hacen imprescindibles en determinadas situaciones extremas.

¿Y cómo se forma un cerrajero? ¿Hay algún tipo de escuela, colegio, instituto o similar en el que puedas ir y aprender el oficio? ¿Existen colegios profesionales o técnicos de cerrajeros?

Yo no conozco ninguno. El tema de la formación de los profesionales del gremio muchas veces se transmite de generación en generación y mediante la adquisición de conocimientos prácticos en el día a día.

Si hubiera clases particulares o  academias para aprender esta profesión, yo sería la primera persona en apuntarse, porque siempre me han fascinado todas esas técnicas que se usan en cerrajería  para abrir puertas y cerraduras que a uno le parece imposible que puedan ser abiertas. Y ellos lo hacen con tanta facilidad… Me encantaría conocer sus secretos y saber cómo lo consiguen, por pura curiosidad, por supuesto, pero nunca se me ocurriría poner en práctica esos conocimientos para beneficio propio ni para violar la propiedad ajena.

Sería algo así como cuando uno iba al colegio, pero en lugar de llevar libros y lápices, cargaría con cerraduras, ganzúas, bombines, cilindros, bombillos, cajas fuertes,  llaves, etc… Me imagino el examen final: cada alumno delante de una puerta o cerradura, y el examinador cronometrando el tiempo y valorando la corrección de las técnicas utilizadas.

Y sobre todo, estaría muy bien poder exhibir el título oficial de cerrajero, para envidia de amigos y conocidos.

Calidad en el acceso a la educacion

En Finlandia toda la educación es pública, universidad incluida, y no existen estas nocivas sectas religiosas.  En los concertados existen esas cuotas “voluntarias” (juas) que marcan la diferencia no sólo en la calidad sino en quien puede acceder a ella.
Resultado: Colegio público del barrio para los parias y concertado para el que pueda
En los periodicos locales de tenerife no he podido encontrar nada de esta noticia, ¿algun chicharrero puede mencionar alguna otra fuente?

En mi colegio era tradición ir a ver las pintadas con insultos que se hacían la noche de la fiesta de graduación.  En mi colegio estuvimos un día entero encerrados en clase después de ir al zoo de Valencia, desde la mañana hasta la mañana siguiente, y la comida nos la trajeron y todo. :-D